CONFESIONES

Me han entrevistado varias veces pero nunca me han hecho las preguntas correctas, las que te definen como persona o como profesional y en ocasiones, las que más me importan, las que dicen sobre quién soy... Lo que pienso y siento.

¡No dejes de tener en cuenta, que aparte de escribir, soy un "creativo", un loco, un pensador, un sin sentido a veces pero todo termina teniéndolo si quieres ver más allá de lo que es obvio!

Por ello decido aquí exponerlas, preguntarme en tercera persona y responderme... ¡Quién mejor que yo para confesar!

Tengo mil cosas que decir, demasiadas letras que escribir para que lo resuman de alguna forma, pocas personas a las que les interese de verdad y mucho menos las que sean capaces de confesar que ellos opinan lo mismo... ¿De qué y sobre qué? ¡De todo! Sin orden ni sentido, quién pueda ponérselo que lo haga, la vida es así y lamentablemente buscamos lo contrario. 

Mi entrevista junto a un café

Me encanta todo aquello que leo los domingos, cita indispensable conmigo mismo esté donde esté. 


Desayuno temprano, al aire libre a ser posible si hay terraza, el cortado es imprescindible pero aún más la lectura. Periódicos y revistas, pero es esencial leer el suplemento "Fuera de Serie" y el artículo ,que hay en las primeras páginas, que se llama "El Sibarita" y la que hay al final, "un fin de semana perfecto". A veces hasta me produce envidia, no esa que dicen "sana", que me parece una contradicción pésima del interior del ser humano, ¡no, no!, de la envidia del verbo "envidiable".

Y como también me encanta la entrevista del suplemento "Magazine" que se le hacen a personajes, y como soy un gran optimista y sé que algún día apareceré en ellas, ¡en muchas!, y para practicar desde "ya" voy a hacérmela. ¡A veces, cuando no te lo hacen tienes que hacértelo tú!

Cuesta lo mismo hacerlo feo que hacerlo bonito... 

1.- Si supiera que mañana es el último día de su vida, ¿qué haría? ¿Cómo lo pasaría?

Procuraría decirle a varias personas lo que realmente pienso de ellas, lo mal que lo han hecho conmigo, y les pediría que por su bien cambiasen. ¡A otros, a muchos, directamente los llamaba si no puedo decírselo en persona, para mandarlos a tomar por saco! ¡¿Te imaginas la llamada?! Oye, que te llamo para mandarte a la p..a mier.. imbécil... ¡Qué gustazo!

Pero sobre todo lo pasaría riéndome con las personas que me quieren incondicionalmente. ¡Las de verdad!


2.- ¿Qué le hubiese gustado hacer que ya no podrá?

Tocar el piano por supuesto y rectificar mi vida hacia cómo tenía que haber sido desde el principio.


3.- ¿Qué aconsejaría a los que se quedan?

Que dejen de ser egoístas, que dejen de ser falsos en referencia a mantener unas apariencias ante gente a la que no le importas un carajo, que cuiden de aquellos que les quieren de verdad y se alejen de los que no, sean quienes sean, que no acumulen objetos que no necesitan y que se pasan la vida pagándolos sin sentido, ¡y que vivan!, que el dinero va y viene, otras cosas se van para siempre y ya no puedes recuperarlas.  Una de ellas es el tiempo.


4.- ¿Cómo diría que fue su vida?

¡Rara! Estrepitosa a veces y muy feliz en ciertos momentos muy concretos. En ocasiones creo que estoy haciendo un papel que no es el mío, pero no el que me correspondería en realidad durante mi vida.


5.- ¿De qué está más orgulloso?

De la persona que lleva casi 20 años aguantándome 24 horas al día. ¡Y me da que le quedan unos cuantos más, si ella quiere, claro!


6.- ¿Se arrepiente de algo?

De pensar a veces que no sé vivir...


7.- ¿El mejor recuerdo de su vida?

Tengo muchos, sobre todo de mis hijos, pero el que mejor recuerdo es la mirada hacia mí al abrir la puerta de un coche en un día muy especial...


8.- ¿Cuál sería el menú de su última cena?

Jamón del bueno, un pan que cruja, variedad de quesos por doquier y un par de buenos vinos, y sin dudarlo, compartido entre risas, lágrimas, emociones, sentimientos y muchos, pero que muchos besos y abrazos. ¡Y si de postre hay sexo, pues oye, no vamos a dejar de endulzarnos una vez más!


9.- ¿Se iría a dormir?

¡¿Para qué?! Ya tendré tiempo de sobra, ¡¿no?!


10.- ¿Cuál sería su epitafio?

Pues tengo varios: "Iros a tomar por saco", "Ahí os quedáis", "No me jodas", "Al final, aquí te espero", "Véndelo todo que no te llevas nada, bobo", "Y que me haya quedado con ganas de más sexo", "No me toques el pito que me irrito", "Todo es mentira", "Como vuelva se van a enterar"... entre otras. 
Pero hace poco que decidí que me incineraran y esparcieran mis cenizas donde enterré a Manolito, mi perro, aunque fue como un hijo para mí -tenerlo era mi gran ilusión desde bien niño-, pues no habrá ninguno. ¡Así les evito que gasten en flores y ese tipo de cosas tan extrañas para mí que se hacen con los que ya no están!

Y como me quedan más cosas que decir, la entrevista del "Magazine" tiene realmente solo diez puntos, yo voy a añadir algunos que noto en mi espinilla que me faltan

¿Qué querías ser de mayor cuando eras un niño?

Quería ser publicista, quería tener mi propia agencia de publicidad. Ese libro de David Ogylvi que leía con una linterna bajo las sábanas cada noche, una y otra vez, me marcó para siempre y me hacía soñar, soñar bonito. De hecho, mi hermano pequeño se llama "David" por eso. Me pidieron opinión mis padres antes de nacer y les insistí tanto que lo conseguí.
Más tarde llegó Luis Bassat con "El libro rojo de la publicidad", la edad y los cambios de lo que soñaba a la realidad. A veces todo se ve truncado sin que seas consciente de ello pero así es, así son las cosas.

¿Qué te importa de verdad, lo más importante para ti y sobre ti?

La libertad, decidir, gestionar yo mismo mi tiempo y mi vida, mantener un control sobre todo lo que sea controlable. ¡En España lo llaman "autónomo"! Pero sobre todo, cuando me levanto por la mañana, me lavo la cara y me miro al espejo, saber quién soy. No siempre lo que veo me gusta...


¿Y sobre el resto, la familia?

Mirar a mi hija pequeña y ver siempre unos ojos felices. Ella es lo mejor que he hecho y haré nunca. ¡Es una especie de debilidad lo que siento por ella! Confieso que siempre le digo que es "mi última esperanza", aunque ni yo sé el por qué lo hago...
Por el resto de mis hijos, aquellos que siguen ahí de una forma u otra, solo quisiera que fuesen mejor que yo, siempre mejor que yo... ¡¿Qué dedo te cortarías que no te duela?!

Lo que sí puedo decir es que la familia se hace, no se nace con ella.


De las personas que rodean tu vida, amigos y similares, ¿qué me dirías?

Yo tengo pocos amigos, y si he de decir una cantidad te diré que uno, más bien una, a la que le duelo, le importo, me cuida y me ofrece cada día todo lo que yo no me he merecido nunca.

El resto, conocidos, simplemente conocidos, ya que yo valoro mucho la definición de esa palabra, su concepto, el fondo que tiene calificar de "amigo" a alguien. Sin embargo, yo sí he aplicado con los demás lo que para mí significa, solo que la recepción, ya no lo que esperas porque nunca espero nada, sino en lo que debería convertirse mi amistad, la que ofrezco y demuestro, decepciona exponencialmente.
Tengo la tristeza de que sí hay personas que conozco en mi vida que me encantaría que se convirtiesen en "amigos", tal y como yo lo entiendo. Pero lamentablemente no depende de mí, en la mayoría de las ocasiones.

Al final he llegado a la conclusión de que no existe hoy en día, solo somos "intereses", egoísmo e individualidad. Así nos han convertido... nos hemos convertido y lo hemos consentido.

A veces hasta lo echo de menos y alguna lágrima se me escapa porque cada día lo confirme, aunque me niegue a creerlo...


Al final, ¿te importa qué opinen de ti?

Nunca me importó realmente, porque para opinar de alguien hay que tener criterio, conocimiento de la vida de quien opinas, de ver las situaciones en las que se ha visto y ser asertivo... El resto, opinar y/o prejuzgar por ejemplo, siempre son meras especulaciones.
Lo único que en realidad me importaría es que me recuerden como una buena persona, pero eso, con todo lo que llevo a mis espaldas, en esa mochila que todos cargamos efímeramente y que muy pocos saben su contenido, seguramente a quienes les importe yo están contados con los dedos de una mano o dos. Pero no me corresponde a mí valorarlo.


¿Estás enamorado? ¿Has estado enamorado alguna vez?

¡Vivo enamorado! Yo no sé vivir sin querer, sin amar, sin sentir...

Solo estoy enamorado de una persona, la que me ha acompañado casi 20 años cada día, en la buenas, las malas y las no tan buenas ni tan malas, que no es lo mismo... ¡Ana! A pesar de ciertas etapas, de ciertos momentos en los que hemos decido alejarnos uno del otro, creo que si hay algo en el mundo superior a nosotros, la puso en mi vida por un motivo y siempre intento buscarle una explicación a lo que nunca encuentro una respuesta consensuada al respecto.

Eso sí, siempre le digo una cosa que le irrita; "Mi corazón es tuyo pero mi cuerpo es de dominio público"... ¡Cada uno que entienda lo que quiera! 


¿Cuántas mujeres han pasado por tu vida?

¡¿Y para qué narices pongo esta pregunta?! Habrá que contestar...
¡Muchas! Demasiadas, te sorprendería...

¿Por qué te has puesto a escribir libros más allá de lo profesional?

Vaya por delante que me considero un aprendiz "de", un eterno aprendiz.


En primer lugar porque me abstrae, me crea un mundo interno en el que solo pienso en lo que estoy escribiendo. Me aíslo, es la única cosa en el mundo que yo puedo hacer sin estar pensando también en otra o en varias al mismo tiempo.


Para mí es una forma de meterme dentro de una caja alejado del resto del universo, de lo que ocurre en mi día a día, de todo...


Es una forma de expresarme, de decir lo que pienso realmente de cualquier cosa, mi criterio más allá de mi propia opinión, de mostrar lo que soy y quién soy, pero sobre todo me hace feliz que alguien que no conozca lo lea y sea capaz de verlo. Sueño con eso, no con que me feliciten... ¡No me importa que lo hagan, eh! También tengo mi corazoncito y mi orgullo propio, ese pequeño "ego" con el que venimos de serie. Eso sí, odio los cumplidos por cumplir, qué cosa más falsa. Prefiero el silencio o la indiferencia. 


¿Se gana dinero escribiendo libros?

Me río pero a carcajadas... La respuesta es simple: ¡Yo no!, hoy en día no. Pero te diré más, nunca escribiría por ganar dinero, creo que es una motivación de pobre, de miserable, de lo peor que puede hacer el ser humano. Plasmar tus pensamientos, tu creatividad, tu espíritu para el resto de los días porque queda perpetuo en los registros... ¡¿por dinero?! No va conmigo...

Ganar dinero escribiendo libros es un resultado y casi siempre por no afirmarlo de forma rotunda, no lo decides tú, sino los lectores. ¡Eso sí!, con una buena promoción, hoy en día es indispensable.

 

¿Qué tal llevas eso de "escritor"?

Me sorprende que por escribir algunos libros te lo apoden. Yo solo puedo considerarme un aprendiz de ello, lo insisto siempre, y solo me consideraría un escritor si quienes lo son realmente, consagrados o no, me calificasen con esa respetuosa profesión. Para mí esa definición tiene un gran valor...


¿Qué género escribes?

Por el momento no tengo ninguno definido realmente. Me gusta expresarme y creo que lo consigo. A pesar de los puristas que me dicen que mi forma de escribir es muy llana, muy comprensible y muy clara, que parece que esto sea algo malo o negativo, siempre pretendo conseguir eso mismo.


Así puede leerte desde el excesivamente culto hasta el más simplón de los seres...


Yo narro, cuento, mezclo géneros, conversaciones y situaciones, entre otras. Mi objetivo siempre es transmitir lo que pretendo y que puedan desceñir el fondo de cada parte que lean.

¿En qué estás embarcado ahora mismo?

¡Puff! Entre lo que estoy y en lo que pienso, demasiadas cosas que no sé si me va a dar tiempo a todo. Pero lo intentaré resumir por partes.


Sobre libros: publicar los que aquí ves. Me quedan varios más que expondré en su momento en mi página profesional, ¡esa del motorcito que paga mis facturas!, pero son enfocados a temas concretos sobre empresa y actividades diversas de sectores muy  específicos. Considero que faltan en el mercado o al menos no contienen la información adecuada que venden en su portada.


Tengo en máquina uno fuera de todo género que yo ya haya ni si quiera experimentado en ninguna ocasión; uno erótico, una serie de historias casi reales, aunque nunca confesaré lo que sí lo fue y lo que no fue... ¡o todo es cierto! ¡Quién lo sabe! Ser empírico es lo que tiene, ahí lo dejo...


Si quieres leer un pequeño ensayo, aquí lo tienes

Sobre la parte profesional: sigo con mi proyecto propio de restauración, algo que aparentemente parece fácil pero no lo está siendo.
También estoy empeñado en promulgar que las personas que decidan embarcarse en un negocio, cuenten con un proyecto empresarial previo, una guía completa de él.

Siempre digo que primero se piensa, después se planifica y se hace un proyecto completo, y por último se actúa y se realiza. ¡La costumbre en España es hacerlo al revés!

Reformar mi web profesional donde vienen mis servicios, me está constando un mundo para que el usuario y el posible cliente objetivo valoren el trabajo y el tiempo que lleva cada parte de un negocio que se plasma en los proyectos que hago. ¡Todo se ve muy fácil desde fuera, pero las sorpresas y las dificultades vienen cuando se ponen a hacerlo ellos mismos!


Al final, ¿cuál es tu objetivo real en lo profesional?

Que me paguen por pensar, por mis ideas. Tan simple y sencillo como eso.


¡¿Y cómo terminamos esta entrevista?!

¡Fácil!... ¡Hasta lo próximo que se me ocurra, que ya es bastante coñazo!