Papá, ¿qué es Facebook?

Ya sé que es para mayores y no para niños, pero mis amigas mienten y lo tienen. ¡No te enfades, que yo no lo he hecho!
Pues Manuela, ¡cariño!, ya tienes la primera mentira en Facebook.

¡Papá! - le preguntó Manuela con cara de intriga a su padre -, mis amigas también están apuntadas a páginas de esas que hay para niños, aunque yo no estoy en ninguna, y me dicen que estoy atrasada, que no estoy en la onda.

¡¿En la onda?!, Manuela. Yo pensaba que eso ya no se decía - se reía el padre con ella sentada en sus piernas haciéndole cosquillas -


Bueno, por decírtelo para que tú me entiendas... ¡por tu edad! - entre risas continuas entre Manuela y su padre -


¡Papá! Pero explícamelo, anda. - preguntó nuevamente Manuela con mucho interés -


Vamos a ver Manuela, te voy a decir que lo primero, si quieres saber bien dónde empezó, puedes buscar la historia en Google, eso creo que ya lo sabes, ¡¿verdad?!


Sí, ya lo hice.


Pues del uso que querían darle al principio a lo que hay ahora, va un mundo cariño.


Yo te confieso que he visto en el recreo con mis amigas sus perfiles, aunque también les dije que eso era para mayores, ¡eh! - puntualizó Manuela a su padre - y yo veo a todo el mundo que me enseñan muy felices, haciendo cosas de sus trabajos, comiendo en muchos sitios...


Pero... también me han enseñado a chicos y chicas, ya mayores, pues... ¡no sé! - con cara de circunstancia por hablarle claramente a su padre -


¡¿Qué significa "no sé"?! - preguntó el padre a Manuela -


Así, casi desnudos y ese tipo de cosas Papá. - los colores de la cara de Manuela iban aumentando poco a poco -


¡Madre mía Manuela! Pero que entretenimientos tenéis hija - el padre ya empezaba a ponérsele cara de circunstancia -


¡Vamos a ver cielo! Voy a intentar explicarte y lo mejor posible mi opinión, solo eso, que no tiene el por qué ser igual que la tuya, ya lo descubrirás por ti misma. ¡Eso sí!, cuando seas mayor y entonces, si necesitas abrirte un perfil en Facebook, te acordarás de lo que hoy te cuento y te darás cuenta por ti misma.


¡Tú eres mi "PapaGoogle"! - con una amplia sonrisa le dijo Manuela a su padre poniendo la máxima atención a aquello que le empezaba a contar y que tanta curiosidad tenía por saber -


- tras un suspiro y una sonrisa , su padre le empezó a contar - Manuela, tú me has dicho que tus amigas lo tienen porque han mentido al crearse el perfil. Pues en Facebook, dentro de esta red social y otras tantas que hay, es casi lo que te encontrarás.


¡Jolín! ¡¿todo son mentiras Papá?! - desilusionada preguntó Manuela -


¡No! No exactamente... - le dijo su padre - 


Pues explícamelo mejor, porque tú te piensas que yo soy mayor y solo soy una niña de siete años.


¡Ya,ya! Espera Manuela que termine - le dijo su padre ante la impaciencia de Manuela -


La gente suele poner las cosas buenas de sus vidas, es decir, que todo les va muy bien, que comen en buenos restaurantes, que se compran ropa a menudo y ese tipo de situaciones. Parece que todo en su vida es perfecto. 

¡Vamos!, la vida ideal que cada uno se crea.

¡¿Vida ideal Papá?!


¡Sí!, una especie de vida que no es real pero que les gustaría tener, por norma general.


Viven creándose una vida para internet, no la real. No ponen su situación real, o mejor dicho, la realidad.


Pero... - respondía Manuela a su padre - Si no es la verdad, ¿por qué lo hacen Papá?


Porque el mundo está hecho para tener que aparentar, para mostrar más que demostrar, porque parece que tienes que ser exitoso, enseñar que tienes una vida estupenda y ese tipo de cosas.


Y si es mentira casi todo, ¿qué ocurre?, ¿que no les gusta poner la verdad? - preguntó sorprendida Manuela -


¡Cariño! - con voz dulce se dirigía su padre para hablarle a Manuela mirándole a sus ojos - ¿Tú recuerdas las veces que vas a decirle algo a la Yaya, o cuando te enfadas con tus amigas y te pones como te pones de enfadada, y Papá te dice que no seas tan dura al hablar, que no seas tan clara y lo digas de otra forma?


¡Sí! Pero es que... como tú lo haces y yo te escucho a veces, digo las cosas pues.. ¡claras!, como veo en ti.


Y el resultado Manuela, ¡¿cuál es?!


Que se enfadan mucho Papá, pero es la verdad. - insistía Manuela -


¡Exacto! Es la verdad, eso no cabe duda, pero... ¿les agrada a pesar de ser la verdad?


¡No! No les gusta Papá, y me dicen que soy muy clara.


Pues eso mismo pasa en las redes sociales, que no puedes decir la verdad y tienes que hacerlo de otra forma.


¡¿Aparentar?! - respondió Manuela con cara de indignación - Pero si tú me has dicho siempre que eso no lo haga, que eso es vivir en una mentira, que eso al final se sabe. ¡Como que te pillan las mentiras!


¡Así es Manuela! Así es el mundo de internet y las redes sociales, te lo digo yo hija, que lamentablemente veo como tienen más trabajo quienes aparentan y mienten que los que dicen y hacen las cosas como son realmente.


¡Papá! Yo prefiero siempre la verdad, y que tú seas como eres.. y no ver que mis padres mienten o engañan a nadie. - mientras acariciaba la cara de su padre -


Manuela, el mundo se ha convertido en una mentira, lo importante es rodearte siempre de verdad, de "verdad" tal y como es el significado de esa palabra. 


¡Los que mienten tendrán sus motivos y los que dicen la verdad los suyos! Eso es así... y no podemos cambiarlo ni cambiará.

Papá, ya sé que todo no es como nos lo cuentan o lo vemos, pero... lo de los chicos esos - se reía Manuela mientras lo decía - no tienen mala pinta...


¡Manuela! - le dijo su padre con voz un poco fuerte -


¡Tranquilo Papá! solo lo decía porque la ropa interior era bonita - como si fuese una ironía se reía -


¡Manuela, Manuela...! - y se reía igualmente su padre -


Papá, ¿sabes una cosa? - levantándose del sofá junto a su padre mientras se lo decía - Yo prefiero la verdad aunque no me guste, pero eso de vivir diciendo mentiras, ¡no!, no me gusta eso.


Cariño - al mismo tiempo que se acercaba para darle un beso con cara de resignación - el mundo lo hemos convertido en una mentira. Solo espero que tú sepas diferenciar la verdad de lo que no lo es.


¡Papá!, siempre que tú estés conmigo, estoy tranquila porque tú me lo enseñarás si yo no me doy cuenta. ¡Eres mi "PapaGogoogle! - risas mutuas se sucedían entre padre e hija -


¡Manuela! -con voz cariñosa le dijo el padre a Manuela que se iba a su cuarto-


Dime Papá...


Te quiero - le dijo el padre -


Y yo a ti Papá, y yo...